Estados Unidos y sus intereses

foto Logo EQ EditorialEstados Unidos, la potencia más grande de la tierra, tiene bien definido su rol político, económico y social, basado en la defensa de sus intereses.

Ese poder político tiene amigos y enemigos. Sobre esa base desarrolla todo su accionar. ¡Y no hay diferencia de partido político, porque todos sus gobiernos, republicanos y demócratas, actúan bajo la dirección de ese "librito" no escrito.

Los dominicanos tienen que entender que Estados Unidos no envía embajadores a otros países para que hagan buenas relaciones con los ciudadanos.

¡Vienen a defender los intereses de Estados Unidos! Y sobre ese criterio, cada embajador aplica el tipo de política que se le instruyó.

La embajadora norteamericana, recién llegada al país, Robin Bernstein, llega para darle seguimiento a la investigación que realiza la Justicia dominicana, con respecto a la compra de los aviones Tucano, durante el gobierno del Presidente Leonel Fernández, a apoyar la lucha del sector educativo y otros temas recomendados por sus superiores.

La bella dama de Estados Unidos sabe cuál es su rol y sabe que si quiere seguir en el servicio diplomático, debe cumplir con las recomendaciones que se le hagan. La misma embajadora ya dijo que el sector educativo es parte de su pasión.

Pensamos que es un adelanto a lo que viene, porque se sabe que Estados Unidos sigue molesto porque el gobierno de Fernández le compró los aviones Tucano a Brasil y no al norteamericano.

No hay ninguna duda de que hay sectores nacionales que están involucrados en el plan para involucrar al ex Presidente Leonel Fernández en ese lío. Ninguna batalla, sea de la índole que fuese, es muy difícil de vencer a Estados Unidos, un país que sus dólares sin respaldo, para poner un hipótesis, valen en todo el mundo.

Hay un grupo de líderes políticos en América Latina, entre ellos, la República Dominicana, que Estados Unidos les hará imposible llegar al poder o retornar al mismo. Para Estados Unidos, esos líderes atentaron en contra de sus intereses.

Con Estados Unidos hay que "jugar claro". ¡Pero debemos ser honestos!

Si la principal relación del comercio dominicano es con Estados Unidos, reconociendo que somos como el patio de una casa que se habla un poco bajo y el que está al lado escucha lo que se dice, entonces el país debe aprender a negociar con ese monstruo económico y militar, para dejarlo satisfecho.
¡Esperemos los resultados!