Banner CORAASAN
Banner FB Messenger

Oración y testimonios

Foto de Rafael PeraltaVoces y ecos

Por Rafael Peralta Romero

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Cientos de hombres –más de mil- se congregarán este domingo 9 en un encuentro denominado Testigos del Resucitado. No son frailes ni monjes ni presbíteros, acaso alguno que otro diácono permanente. Son empresarios, profesionales, militares, policías, trabajadores que tienen razones para creer en Jesucristo y dar testimonio de Él.

La actividad es organizada por la Hermandad Emaús de la Arquidiócesis de Santo Domingo y tendrá lugar en el auditorio y salones del Colegio Quisqueya, en la avenida 27 de Febrero, en Santo Domingo. Los hombres allí reunidos darán testimonio de su fe cristiana, y orarán a la vez, para que predomine la paz y la armonía entre los dominicanos.

La fe cristiana se fundamenta en la resurrección de Jesucristo. La hermandad de Emaús toma su nombre de una aldea próxima a Jerusalén donde Jesús apareció a dos seguidores suyos a los tres días de su muerte física. El evangelista Lucas lo cuenta con minuciosos detalles (Lc. 24, 13-35).Es una organización de carácter universal.

En el encuentro del próximo domingo esos hombres –más de mil- estarán acompañados por algunos sacerdotes y el arzobispo de la arquidiócesis de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria Acosta, quien lo clausurará en la tarde, con una solemne Eucaristía. Estarán también los obispos de San Pedro de Macorís y de Baní.
El arquitecto Augusto Sánchez (Uto), coordinador general de la Hermandad Emaús-Hombres de esta arquidiócesis, explicó que "en el encuentro participarán exclusivamente hombres de Emaús, pertenecientes a esta arquidiócesis, donde se espera la asistencia de más de un millar de sus miembros".

Uto Sánchez precisó que "A este primer encuentro Testigos del Resucitado, están siendo invitados, todos los coordinadores generales o diocesanos (hombres) de las demás diócesis del país, y en particular, las de San Pedro de Macorís y Baní, por razones de cercanía o vecindad. Se espera que estén los obispos Santiago Rodríguez y Víctor Masalles.

El encuentro es de carácter espiritual, y será una convivencia en la que los hermanos de Emaús, con sus testimonios y presencia, proclamarán seguir a un Jesús vivo, no a un Jesús histórico o muerto, y que éste es quien guía sus vidas, en sus trabajos, sus negocios, sus relaciones familiares y en cualquier ámbito donde se desempeñen.

Estos hombres no son ajenos a la situación social, económica y política del país, y han considerado que el encuentro Testigos del Resucitado será un espacio ideal para pedir a Dios que guíe el pensamiento y las acciones del pueblo dominicano, quien, con su voto en las próximas elecciones, decidirá gran parte del destino de la nación. Eso creemos.