Banner CORAASAN
Banner FB Messenger

Cortoplacismo, mal endémico

Foto Rafael Peralta RomeroVoces y ecos

Por Rafael Peralta Romero

La política dominicana sufre los efectos del cortoplacismo. Es obvio, pues la política la hacen los políticos y los de aquí padecen el síndrome del cortoplacismo y las consecuencias las sufren la administración del Estado y los partidos políticos. Los efectos se sienten en el menoscabo de programas en favor del bienestar del pueblo.

El cortoplacismo (corto+ plazo+ismo) es un trastorno del entendimiento que les impide a nuestros líderes ver más allá de lo inmediato. El estadista –se ha dicho- piensa en soluciones para todos y de largo alcance, el político común busca salidas para grupos y hasta para un individuo y con efecto inmediato. Aquí carecemos de estadistas.

Aunque el mal es endémico, el cortoplacismo se ha hecho crónico en el año 2019. Y se ha expandido tanto como el dengue, que es una consecuencia de la visión a corto plazo en políticas sanitarias. La máxima demostración fue la fallida intención de alterar la Constitución para que Danilo Medina fuera de nuevo candidato presidencial.

Al costoso y afrentoso espectáculo dado por afiebrados seguidores del presidente Medina se le unieron efectos colaterales del fenómeno como la argumentación en favor de juntar las elecciones municipales con las presidenciales y legislativas. El cortoplacismo afecta la visión, aunque no el órgano de la vista.
Sucede que en 2010, los líderes nacionales sintieron cierta mejoría en su quebrantado entendimiento. Reformaron el texto constitucional y una de las novedades introducidas consistió en celebrar las elecciones a cargos municipales en febrero del año correspondiente y que las autoridades electas tomaran posesión el 24 de abril, día de los ayuntamientos.

Líderes y legisladores aprobaron eso y aún no se cumple, pues es a partir de 2020, y cuando falta un año para que la disposición sea aplicada, quieren modificarla y descubren e los costos que podrían ocasionar. Esos mismos líderes alteraron la Constitución en 2015 y no se les ocurrió proponer el cambio que quieren ahora.

A ellos no les preocupa que los perciban como cortoplacistas, que "solo piensan en Santa Bárbara cuando truena". No les atormenta que la gente observe que ellos solo actúan por objetivos inmediatos. No les ruboriza exhibirse reclamando cuestiones que a pocos interesan. Por ejemplo, rehabilitar políticamente a Medina.

Nuestros líderes ignoran - o quieren ignorar- que la historia se escribe cada día, que sus actos se registran y queda constancia para la posteridad. En política se hace y se deshace, cada situación demanda un tipo de acción, cada problema un tipo de solución, cada momento un tipo de líder. Los líderes cortoplacistas deben entrar en desuso.