Banner FB Messenger

El Estado y su administración pública

Fotografía de Luís Céspedes Peña 7El Mirador

Por Luís Céspedes Peña

Muchas personas, que leen las informaciones salidas del Ministerio de Administración Pública (MAP), se preguntan ¿por qué ese organismo organiza tantas actividades nacionales e internacionales?

¡Y es verdad! Aparentan ser muchas. El problema está en que los dominicanos vivíamos en una especie de Estado salvaje, donde sus habitantes trabajaba, una mínima parte estudiaba lo necesario, se alimentaba y todos evacuaban.

¡No más de ahí! Ahora el MAP, bajo la dirección del incansable ministro, licenciado Ramón Ventura Camejo, no solamente organiza seminarios, talleres u otras actividades nacionales de aprendizajes, sino que vive viajando por diferentes países buscando qué cosas buenas hacen ellos, las trae y se estudian para determinar si pueden aplicarse con éxito en el sector público.

El país necesita ser más competitivo a nivel nacional e internacional, para fortalecer el Producto Bruto Interno (PBI), que es lo mismo que aumentar la producción colectiva, tanto del sector público como del privado.

Pero eso no sólo conlleva el aumento del PBI, sino la capacitación del personal de la administración pública, como está ocurriendo, la modernización del Estado, el reconocimiento a las labores institucionales y el mérito personal, entre otros objetivos.

Pero esos atributos también encuentran oposición hasta de algunos sectores del propio gobierno, porque hay quienes no entienden que el Estado debe ser cada vez más funcional y más fuerte institucionalmente.

Este mismo mes habrá en el país varios actos preponderantes para el desarrollo de la administración pública.

Se trabaja en la organización de la Semana de la Calidad, la entrega del Premio Nacional a la Calidad y Reconocimientos a las Prácticas Promisorias y la Medalla al Mérito del Servidor Público.

Pero para el mes de Febrero, el MAP trabaja en el desarrollo de uno de los eventos más trascendentales para el desarrollo de la administración pública, como es el seminario para debatir la macro estructura del Estado, con el objetivo de recibir aportes de expertos nacionales e internacionales, sobre qué cosas le convienen en materia del número de sus instituciones y si es positivo disminuir o mantener su burocracia, como proponen algunas organizaciones civiles.

Haciendo uso del derecho que tiene cada ciudadano, puede hacérsele las críticas que considere pertinente al gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que ya tiene 17 años en el poder, pero nadie puede dejar de reconocerle que esa organización política, con sus aliados, es la arquitecta de la modernidad y el desarrollo económico del país, donde cada vez aumenta el número de inversionistas nacionales e internacionales, los cuales confían en sus normas jurídicas para disponer de sus capitales.

Y es que el país sigue creciendo en todos los ámbitos. Y se sigue modernizando y capacitando técnica e intelectualmente al personal de la administración pública. Y si se habla del sector agropecuario, hay que decir que ningún gobierno hizo lo que está haciendo el que dirige el Presidente Danilo Medina, rescatando a esa área que fue marginada por décadas.

Este es un país de los mejores comunicados a través de sus vías terrestres. Y a nivel de las telecomunicaciones, está por encima de la mayoría de países de América Latina. ¡Eso no quiere decir que todo está hecho, porque faltan muchas cosas por hacer!

Pero si se analiza que el trabajo de mejoramiento de la administración pública fue iniciado en el 2004, cuando el entonces Presidente Leonel Fernández Reyna designó a Ventura Camejo como director de la desaparecida Oficina Nacional de Administración y Personal (ONAP), hay que decir que el país avanzó más que cualquier otra nación.

Hasta esa fecha, en el país, a nivel de Estado, no se hablaba de calidad, porque eso no existía. Hay que admitir que algunas empresas privadas, como E. León Jiménez, ya hablaban de Calidad Total.

El problema que hay en la actualidad, es que como el Estado tiene mejores salarios que el sector privado, ahora sus técnicos buscan emplearse en el gobierno, porque además de los sueldos mejorados, también se les capacita sin pagar un centavo en las Universidades, se les garantiza los seguros y otras facilidades.

Permanentemente salen de las universidades grupos de empleados públicos con maestrías. Son impartidas por las Universidades Católica Madre y Maestra, Autónoma de Santo Domingo, Tecnológica de Santiago y otras.

Los logros obtenidos por la administración pública dominicana, colocó al país como un suplidor internacional de aprendizaje para el mejoramiento de la calidad de los servicios públicos, como son los casos de varias naciones de América Central, donde el MAP tiene técnicos capacitando a su personal. Y el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD), está utilizando la metodología dominicana para difundirla en otros países de Iberoamérica.

¡Gracias por leernos!