Banner CORAASAN

Gratitud y gozo

Foto comunicación latinaPor Elizabeth George

¿Conoces a alguna mujer que contagia de buen ánimo a quienes la rodean? ¿Es eso lo que piensan las personas de ti, amiga mía? Considera cómo puedes ser una persona más alegre. Cuando eres una mujer que alaba a Dios, eres una mujer que transforma su dolor en gozo. Además, estás más dispuesta a animar a otros con sabiduría y bondad divinas. Aprende a dar gracias en lo bueno y en lo malo.

Agradece a Dios porque sus tiempos son perfectos, su plan es perfecto y su amor es incondicional. Hebreos 13:15 declara: "ofrezcamos siempre a Dios... sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre".

Enfócate en la realidad de las promesas de Dios. Deja de pensar en tu sufrimiento y pon tus ojos en Jesús. Y obedece el mandato de Dios de estar siempre gozosa. No te cruces de brazos a esperar que tus circunstancias cambien para tener gozo. Acude a Dios para que Él te llene de su gozo.

Señor, que mi boca proclame tus alabanzas por la abundancia de mi gratitud y mi gozo. Quiero dejar de pensar en mis problemas y poner mis ojos en ti para recibir tu paz y tu guía. Y desde este lugar de paz, ayúdame a ser una mujer que transmita tu gozo a otros.

Devocional extraído de la Biblia de la mujer conforme al corazón de Dios.