Banner CORAASAN

Organizando un espacio en el Leviatán, para los políticos y funcionarios para garantizar el buen gobierno

Foto Ramon Ventura Camejo 78Por Ramón Ventura Camejo

En el pensamiento experto Iberoamericano existe la preocupación por diseñar un espacio directivo que integre a los políticos y a los funcionarios públicos en una relación que vaya desde la mediación del Politécnico hasta su separación en dos carreras, que por ejercer un mutuo control evite la corrupción y estimule la eficacia en la gestión de los intereses generales.

Facilitando además, que el saber burocrático conservando el mérito sea más flexible y se adapte a la complejidad social en un mundo globalizado y transformado por el proceso de la revolución científica tecnológica.

El saber como atributo de la dominación racional había sido identificado por Max Weber: " La administración burocrática significa dominación gracias al saber ; este representa su carácter racional fundamental y específico ( conocimiento de hecho adquirido por las relaciones de servicios o depositado en expediente ) . Libro de Max Weber : Economía y Sociedad Esbozo de la Sociología Comprensiva ( 1993 - 179 )

Una de las razones de esta preocupación nace de las derivas del gobierno hacia forma de desgobierno, generando perturbación e insatisfacción en los ciudadanos.

Esta situación es explicada por Alejandro Nieto: " El desgobierno supone una condición distinta puesto que lleva consigo la nota de la intencionalidad y no mera ignorancia o incapacidad que provocan un mal gobierno o una mala administración . Un buen gobierno puede estar mal administrado como uno malo bien gestionado ( Nieto , 2007 - 119 ).

De gran utilidad en el análisis de este tema ha resultado la identificación en la arquitectura de las organizaciones de la administración pública , el espacio de la dirección constituida por los directivos políticos , los directivos profesionales y los politécnicos para un mejor rendimiento propuesto en el libro de Carles Ramió : La extraña Pareja ; la procelosa relación entre políticos y funcionarios . En el drama de la relación entre el político y el funcionario la solución es un tercer actor ; expresando lo siguiente : " Pero existe un tercer actor además de los políticos y los funcionarios , es el Politécnico conocido como el tercer género.

El es el que aglutina las dos legitimidades ya que ocupa un puesto directivo tanto por competencias y conocimientos profesionales como por la confianza política y personal del político que lo selecciona y lo ubica en un puesto directivo (Ramió, 2007 - 83)

También llama la atención en América Latina lo que se conoce como el sistema de profesionalización de la alta gerencia pública que inicialmente tuvo como referencia a Chile.

El consejo de la alta Dirección Pública se crea para actuar con la estructura de la Dirección Nacional de Servicio Civil. Entre sus funciones principales tiene la de prestar asistencia en la toma de decisiones del presidente de la República , ministros y jefe de servicios para la posición de cargos de la Alta Dirección Pública de confianza exclusiva, regulando y conduciendo los procesos de selección , asimismo debe cautelar la no discriminación e imparcialidad ; además garantizar su confidencialidad.

El consejo está conformado por la Dirección Nacional de Servicio Civil, que lo preside y por cuatro consejeros designados por el presidente para un periodo de seis años , ratificados por el senado y elegido alternativamente por duplos cada tres años .

Según esta nueva institucionalidad se deberán seleccionar 98 jefes de servicios y 651 directivos. En este contexto se promulga el 23 de junio del 2004 la nueva Ley de Alta Dirección Pública.

La obligación de concursabilidad de los cargos se da a partir de las vacantes del mismo, sea como fuere la causa (Lavanderos y Silva, 2008 - 313). La última propuesta a considerar en este trabajo es la que hacen Dahlstrom y Lapuente en el libro; Organizando el Leviatan ¿por qué, el equilibrio entre Políticos y Burócratas mejora los gobiernos?

La idea es que si la organización del aparato del Estado o el Leviatan en el título del libro, divide los cargos públicos en dos grupos distintos; la posibilidad de abuso y oportunismo se reducen porque esos dos grupos tienen distintos incentivos profesionales.

En consecuencia el libro sostiene que si las carreras de los políticos y los burócratas se mantienen separadas la corrupción será menos atractiva y la eficacia será una alternativa más interesante para quienes ocupan puestos más altos.

La separación de las carreras favorece al buen gobierno porque genera un sistema integrado de controles y contrapesos mutuo entre cargos públicos, de modo que estos responden mediante distintos canales de rendición de cuentas (Los políticos antes los electores y los burócratas antes sus pares ). ( 2017 - 28 , 29 ).