Banner FB Messenger

Radhamés Jiménez dio la clave

Foto Rafael Peralta Romero 2Voces y ecos

Por Rafael Peralta Romero
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Llegaron los danilistas por un lado y los leonelistas por otro. Era la esperada reunión del comité central del Partido de la Liberación Dominicana. El auditorio, incluso el interno, esperaba una pelea de al menos doce asaltos, pero todo terminó por un simple nocaut. Los analistas dicen que hubo aplazamiento de la pelea.

En principio, los seguidores de Leonel Fernández renegaban de sentarse al lado de los de Danilo Medina, y viceversa. Recelaban entre sí. Medina es el presidente de la República, quien al parecer quiere seguir en el puesto a contracorriente. Fernández es el presidente del PLD, ha ocupado tres veces el trono presidencial y apetece un cuarto turno.

Los convocados al encuentro disimulaban la crispación de ánimos que los atravesaba. Ninguno -o muy pocos- estaba informado de lo que se había cocinado previamente. Ninguno imaginaba que asistieron allí como si fueran sujetos insignificantes. No se exigía dejar la cabeza a la entrada del salón, pero todo sucedió como si así se hubiera dictaminado.

Ni siquiera los 35 miembros de la poderosa corporación denominada comité político podían estar enterados de aquella subrepticia jugada. Quizá cinco de ellos utilizaron su cabeza para la preparación de la estrategia salvadora, de los demás solo se requería el brazo derecho para levantar en señal de aprobación.

Los rostros adustos de la llegada se tornaron risueños. La estrategia había triunfado, cuánta sensatez, se proclamaba desde cada rincón de la ostentosa casa nacional peledeísta. La decisión ha dado suficiente tela para cortar y cada sector de la sociedad dominicana se confecciona una respuesta a su medida.

Ahora se ha llamado farsa (teatro) a lo pactado por los líderes del PLD. Lo que tiene de realismo la obra es que a Fernández le han prometido algo. Unos opinan que fue manejado cuando lo pusieron a presentar la propuesta de primarias abiertas cuando el día anterior había publicado un artículo defendiendo ferozmente lo contrario.

Radhamés Jiménez Peña, colaborador cercano de Fernández, ha dado la clave para descifran la enigmática decisión del comité central: podemos rehabilitar a Danilo Medina después de 2020. Eso indica, para mí, que al expresidente LF le han dado la esperanza de ser candidato, sin derecho a repostulación. Rehabilitar a Medina es quitarle el impedimento de postulación que pesa sobre él.

Arreglarle la Constitución ahora a Medina -ellos lo saben- caerá muy mal, si es que se logra el arreglo. Con el apoyo de la facción leonelista sería posible. Presumo que eso ocurrirá antes de las elecciones de 2020, pero después que Leonel Fernández tenga asegurada la nominación. Es lo que interpreto de lo dicho por el doctor Jiménez.
-