Femenicidios y suicidios

foto Logo EQ EditorialLa mayoría de los integrantes de la sociedad dominicana, está desesperada por la gran cantidad de asesinatos de mujeres y de hombres suicidas.

La mayoría de medios de comunicaciones destacan la muerte de cientos de mujeres de parte de sus compañeros, pero ignoran que el problema es más grave, debido a que la totalidad de hombres envueltos en crímenes pasionales en los últimos meses, también se suicidó o hizo el intento.

Vivimos en una sociedad sin controles emocionales. Las campañas que se están desarrollando para enfrentar, especialmente los femenicios, no están dando ningún resultado. ¡Hay que cambiarlas!

Cuando se discutía la modificación del Código Penal para aumentar las penas a los hombres agresores, dijimos que eso incrementaría los crímenes pasionales en vez de controlarlos. ¡Y así está ocurriendo!

No hay ninguna justificación para que un hombre mate a su compañera, aunque después se suicide. Los medios de comunicaciones estamos en el deber de ir cambiando las distintas formas que usamos, para poder contribuir a corregir este grave problema.

¡No sólo ser difusores de los hechos, sino aportar algo que pueda ayudar a disminuir la situación!

El primer punto a resolver está en la Justicia, convertida en el "terror" para los hombres agresores. No se puede acusar a los magistrados de actuar contrario a lo que debería ser una solución, porque ellos están cumpliendo con la aplicación la Ley. Una solución sería la creación de los Tribunales Conciliatorios de Familias.

A través del Código Penal, el número de asesinatos y agresiones contra mujeres se multiplicó, en virtud de que cada vez que una dama se presenta a un Tribunal a hacer un sometimiento en contra de su pareja, la mente del hombre se "nubla" y de inmediato lo que piensa es en la agresión.

¿Es un buen aliado para los abogados que ven aumentar sus beneficios? Cada vez que una mujer se presenta a acusar a su pareja, en algunos casos con varios hijos procreados, lo primero que se hace en la Justicia es ponerle medida de coerción al sospechoso, para luego enviarlo a la cárcel.

Si en la Justicia funcionaran los Tribunales Conciliatorios y de Reconciliación, donde las parejas que no tienen la capacidad para resolver sus problemas pasionales, sean enviadas para que reciban las debidas orientaciones, las cosas comenzarían a cambiar positivamente.

Se puede asegurar que con la intervención de magistrados honestos, que piensen en su propia familia, que mediten y digan si esto me estuviera sucediendo a mí, agradecería una ayuda.

Hay casos que quizás los involucrados no cuentan con 100 pesos para el pasaje. Pero el hombre consciente de que irá a prisión, lo que hacen es accionar cometiendo hechos que después pensarán porqué lo hice, pero ya no hay solución.

Hay que cambiar la forma de querer combatir el problema. Pensamos que lo que se está haciendo no responde a las exigencias del momento. Debe iniciarse una campaña financiada por el Estado y algunas ONGS, no por todas, porque hay que lo que hacen es incentivar más la separación entre hombres y mujeres, especialmente algunas femenistas.

Las Iglesias, las instituciones profesionales y otras, deben aumentar sus orientaciones a favor de la corrección de este mal social.

Lo más importante es salvar las familias involucradas en los problemas pasionales. El Estado debe renunciar a recibir los impuestos por cada sometimiento a la Justicia de hombres violentos o faltos de controles, para implementar políticas de orientación ciudadana.

Se necesita que más instituciones se dediquen a concientizar a la población en general, incluyendo a los niños, los cuales serán los hombres y mujeres del mañana. ¡No deben crecer con la idea de matones de mujeres!

En las escuelas, en vez de estarse haciendo inversiones millonarias para enseñarles políticas de sexos a los estudiantes, las cuales responden a grandes productores que necesitan vender más para ganar más millones, parte de esos recursos deberían utilizarse para desarrollar conferencias obligatorias, para que de ellas surjan preguntas que formen parte de los exámenes.

¡La idea es que los estudiantes se graben la enseñanza y algo buena les quedará en su mente!

Es de esa forma como se combate esa violencia. Hace falta más concientización hogareña y hace falta la modificación del Código Penal, para introducir cambios que ayuden a la protección familiar.

¡Es que los homicidios de mujeres y los suicidios de hombres están dejando a millares de niños huérfanos! Y ese es otro grave problema social.

El mismo hecho de que un hombre se suicide o trate de suicidarse después de haber asesinado a su pareja, indica que el varón no tuvo la suficiente orientación para evitar la tragedia. ¡Es esa una de las razones por la que planteamos más orientación familiar!

El modernismo conduce a las sociedades a actuar equivocadamente, en algunos casos. Quisimos frenar la violencia de género aplicando más sanciones a través de la Ley y eso lo único que está haciendo es aumentar los crímenes. ¡Esos problemas no se solucionan cantándole diez años de prisión a un agresor ó 30 a un asesino!

Cuando el fallecido Joaquín Balaguer era Presidente de la República, en la Justicia existían los Comités de Conciliar Familiar, los cuales consistían en juntar a las parejas que llegaban al Tribunal con diferencias pidiendo el divorcio o castigo para el agresor, que en la mayoría de los casos, era el hombre.

A veces, las parejas llegaban con sus hijos, los cuales eran colocados en otro lugar de donde se estaba buscando la conciliación, porque la idea era permitirles a las partes encontradas que hablaran en presencia de los magistrados y expusieran todas las cosas que les afectaban.

En la mayoría de los casos, hombres, mujeres y niños salían abrazados, con más amor, por la participación de una Justicia real. ¡Que bello es! Eso es lo que está haciendo falta.

¡Gracias por leernos!