Un Puigdemont equivocado

foto Logo EQ EditorialEl destituido Presidente de la región autónoma de Cataluña, Carles Puigdemont, a pesar de que sus partidarios lo consideran como un hombre con capacidad suficiente para dirigir lo que se le puede llamar como un pequeño Estado, sólo que está bajo el control de España, cuya Ejecutivo contó con el respaldo de las principales fuerzas políticas o sociales para declararlo en rebeldía, comenzó equivocadamente un proyecto y lo concluyó en fracaso.

En un editorial anterior, expusimos que el líder catalán era un preso de España, debido a que quería independizar una zona constitucionalmente española, sólo contando con algo más de dos millones de ciudadanos, de los siete y medio que tiene la región.

O sea, quiso volar muy alto, pero sin alas que soportar su peso.

Hay que decir que ex destituido Presidente Puigdemont contó con un gran apoyo de medios de comunicaciones catalanes, pero todos los grandes de España y Europa en su contra.

Pensamos que el Presidente de España, Mariano Rajoy, fue muy flexible con Puigdemont, pues le estuvo haciendo exhortaciones hasta el final para que cambiara de parecer, pero no lo hizo.

Pero el rey Felipe VI (Sexto), hijo de otro gran rey, el admirado Juan Carlos De Borbón, definió de manera definitiva, actuando como militar supremo que es, cuando dijo: "España seguirá unida".

Era el momento para que Puigdemont dijera "me equivoqué", pero estaba entre la espada y la pared.

Finalmente, el destituido Presidente tomó el mejor camino, declarando la independencia, no para hacerla realidad, sino para contar con los dos millones de personas que siempre apoyaron su iniciativa.

Pero el balance final es que fracasó y difícilmente en una década, Puigdemont pueda recuperar el gran terreno que perdió, porque como es normal, el gobierno de España lo acusa de rebelión, mientras que los defensores de la unidad lo acusan de traidor.

¡Un triste final para este Presidente!